Cuba va

En la madrugada del 1 de Enero de 1959 entraron victoriosas las primeras tropas rebeldes a la capital cubana. Ese mismo día Fidel llega triunfante a Santiago de Cuba, declarándola provisionalmente capital de Cuba. Las masivas manifestaciones de alegría y júbilo por parte del hasta entonces oprimido pueblo de Cuba simbolizaron la caída definitiva de la dictadura de Fulgencio Batista. De este modo, lo que comenzó con el viaje de 82 guerrilleros en un pequeño yate, el Granma, terminó con la primera victoria guerrillera en la historia de América sobre un ejército regular apoyado económica y militarmente por EEUU. Y todo esto, tan sólo a 90 millas de las costas de Florida.

La cercanía a las costas de Estados Unidos y el carácter progresista y de clase de la revolución cubana pusieron desde un primer momento a la isla en el punto de mira de su poderoso vecino. Los Estados Unidos no podían permitir que la mecha de la revolución prendiese en toda América Latina, pues esto significaría una importante pérdida de hegemonía y un cambio notable de la correlación de fuerzas a nivel internacional. Se inicia pues una política de acoso que tiene su apogeo en el intento fallido de invasión de Playa Girón. Tropas mercenarias cubanas entrenadas y fuertemente armadas por la CÍA y el Pentágono intentaron tomar posiciones en la isla para establecer un gobierno provisional contrarrevolucionario que sería la antesala de la intervención explícita de los Estados Unidos. Ese mismo año, miles de jóvenes cubanos regresaban a la Habana para informar al gobierno que la campaña de alfabetización lanzada por la revolución cubana había sido un éxito: Cuba quedaba libre de analfabetismo [1]. Más de 50 años después, y a pesar de un bloqueo criminal que ha supuesto pérdidas a la isla por valor de 975 mil millones de dólares [2], Cuba sigue asombrando al mundo. Como comenta el periódico británico The Independent [3]:

“Las estadísticas son suficientes por si solas para volver verde de envidia al padre de un escolar promedio británico: existe un estricto máximo de 25 niños por aula de primaria, muchas de las cuales tienen solamente 20. Los estudiantes de secundaria se dirigen a clases de sólo 15 alumnos – menos de la mitad que la norma británica”

Por otro lado [3] ,

“Cuba gasta el 10 por ciento de su presupuesto en educación, comparado con el 4 por ciento en el Reino Unido y sólo el 2 por ciento en los Estados Unidos, de acuerdo a la Unesco. El resultado es que tres de cada cinco cubanos mayores de 16 años se encuentran en algún tipo formal de educación superior. […] En sólo medio siglo, Cuba ha desarrollado uno de los sistemas educativos más exitosos, admirado en todas partes, del Reino Unido a Canadá y Nueva Zelanda.”

En materia de política sanitaria, Cuba también ocupa un papel privilegiado a escala internacional con un promedio de 62,7 médicos por cada 10.000 habitantes y 4,9 camas de hospital por cada 1.000 habitantes [4]. La mortalidad infantil en la isla es de 5,3 infantes por cada 1000 nacimientos, frente a los 7 por cada 1000 de los Estados Unidos [4]. Actualmente, mas de 20.000 estudiantes extranjeros estudian medicina en Cuba [5] y, sólo en 2011, 40 estudiantes de medicina estadounidenses becados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) terminaron sus estudios con la intención de regresar a su país para practicar la medicina entre los más desfavorecidos [6]. Al mismo tiempo, la misión médica cubana en Haití se ocupa de la inmensa mayoría de los casos de cólera que sacuden la isla [7,8]

 “No hay duda de que la misión cubana ha sido vital en Haití. Fue uno de los contingentes más grandes de ayuda internacional en responder después del terremoto de enero 2010 que precipitó una crisis en Haití. Y desde el brote de la cólera, la misión ha tratado a más de 76.000 casos de la enfermedad. Solamente 272 de esos pacientes han muerto – una proporción mucho menor, de 0,36 por ciento, que el promedio en Haití en su conjunto, en el que un 1,4 por ciento de los casos terminan en la muerte , de acuerdo con el Ministerio de Salud.”

Por otro lado, la organización internacional Save the Children informó que Cuba ocupa el 8º puesto en una lista de 161 naciones a la hora de cuidar niños enfermos [9], por delante de Alemania (10º), Francia (12º), Reino Unido (14), Estados Unidos (15) o España (30). Igualmente, en la categoría de países poco desarrollados, Cuba es el mejor país para ser madre por delante de países como Chile, Brasil, Argentina, México o Israel [10]. Cuba es también el único país americano junto a Estados Unidos y Canadá que ha conseguido eliminar virtualmente la transmisión del virus del sida de madre a hijo y la sífilis congénita [11].

Pero no sólo en materia educativa y sanitaria podemos aprender de Cuba. En un periodo de intensa lucha de clases como el actual, donde el capital financiero escenifica su dominio en Europa a través de gobiernos tecnócratas que no han sido ni tan siquiera fruto de la democracia formal a la que nos tiene acostumbrados el capitalismo, el debate por parte de casi 9 millones de cubanos de las actuales reformas económicas que se suceden en Cuba es buena prueba de ello. Mientras que en Europa y en el resto de países capitalistas, la clase trabajadora se ve despojada de la capacidad de opinar sobre las reformas antisociales que intentan dar una vuelta de tuerca más en su explotación, en Cuba el pueblo discutió en más de 163 000 reuniones los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución [12].

Referencias

[1] Margarita Alarcón Perea, Dos batallas un mismo aniversario, Cubadebate.

[2] Ramón Pedregal Casanova, 48 años de bloqueo estadounidense, Cubadebate.

[3] Latin lessons: What we can learn from the world’s most ambitious literacy campaign? The Independent.

[4] http://www.medicc.org/publications/cuba_health_reports/cuba-health-data.php

[5] http://www.saludthefilm.net/ns/elam.html

[6] Cuba ofrece becas a estadounidenses a pesar de bloqueo, Cubadebate.

[7] Randal C. Archibold Cuba Takes Lead Role in Haiti’s Cholera Fight, The
New York Times.

[8] New York Times destaca esfuerzo de Cuba en la lucha contra el cólera en Haití, Cubadebate.

[9] Cuba entre los mejores países para cuidar niños enfermos, asegura Save The Children, Cubadebate.

[10] Informe Estado Mundial de las Madres 2011, Save The Children.

[11] OPS: EEUU, Canadá y Cuba eliminaron transmisión de VIH de madre a hijo, Cubadebate.

[12] Raúl inaugura VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, Cubadebate.

Safe Creative #1201010833940

Anuncios

Al Sur de la Frontera

En una sociedad como la nuestra donde un puñado de familias acapara la inmensa mayoría de medios de comunicación existen ciertos temas que provocan la más absoluta unanimidad. Encontramos abundantes ejemplos de ello en la esfera económica, donde los presupuestos ideológicos neoliberales son presentados por editoriales y artículos de opinión de los mass media como axiomas, verdades absolutas o ejemplos de sentido común. Bancos, fondos de inversión, constructoras y demás propietarios de los principales medios de difusión se esfuerzan sistemáticamente en presentar sus intereses de clase como el fruto de un consenso científico que nunca existió. El debate de las pensiones [1], la última reforma laboral o el proceso de privatización de las cajas de ahorro son algunos ejemplos del funcionamiento de estos Aparatos Ideológicos de Estado [2].

Sin embargo, no sólo en la Economía encontramos temas sensibles a la clase dirigente. Podemos convencernos de esto sin más que echar un vistazo a la sección de política internacional de cualquier informativo o periódico que queramos. En dichas páginas no encontraremos los nombres de ciertos presidentes de gobierno aún cuando en sus países se produzcan brutales violaciones de los derechos humanos. Por ejemplo, no se hablará de Felipe Calderón (presidente de México) aunque la corrupción de su gobierno y la represión puesta en marcha por el aparato militar sean en parte responsable de los más de 15.000 asesinatos del 2010. Con gran dificultad encontraremos noticias sobre Colombia, un país donde fueron asesinados 48 sindicalistas en 2009 [3] (casi el 50% del total de 101 sindicalistas asesinados en el mundo en ese mismo año), se encontró la mayor fosa común del continente con más de 2000 cuerpos depositados por las tropas del ejército colombiano [4] y donde, según han revelado los cables de Wikileaks, el asesinato de civiles para contabilizarlos luego como guerrilleros era una práctica habitual por parte del ejército de Uribe [5]. La lista de ausencias es interminable y debería pasar por la Honduras de Porfirio Lobo (12 sindicalistas muertos en 2009 y más de 10 periodistas muertos en 2010), el Egipto de Hosni Mubarak (donde el brutal asesinato del bloguero Khaled Said en manos de la policía [6] no despertó la más mínima atención por parte de los medios de comunicación españoles), el sanguinario Reino de Marruecos que ocupa y reprime al pueblo Saharaui, la dictadura Saudí o el recién liberado Túnez (aunque la gran mayoría de los lectores españoles se enteró a posteriori que Ben Ali era un dictador [7]).

Los huecos dejados en la prensa y en los informativos por estos países son llenados con abundantes noticias sobre los países díscolos, aquellos que se atreven a separarse de la guía que previamente el imperialismo le ha trazado. Así, como comentaba Santiago Alba Rico a propósito del caso de Túnez [8] (sede del mundial de balonmano en 2005)

De enero a junio de ese año 2005, por ejemplo, El País publicó 618 noticias relacionadas con Cuba, donde no pasaba nada, y 199 sobre Túnez, todas sobre el turismo o el mundial de balonmano; El Mundo, en esas mismas fechas, registró 5162 entradas sobre Cuba, país donde no pasaba nada, y sólo 658 sobre Túnez, casi todas sobre el mundial de balonmano; y ABC tendió 400 veces la mirada hacia Cuba, país donde no pasaba nada, mientras sólo mencionaba a Túnez 99 veces, 55 de ellas en relación con el mundial de balonmano. El 10 de marzo de ese mismo año una rápida búsqueda en Google entregaba 750 enlaces sobre el reparto del gobierno cubano de las famosas ollas arroceras y sólo tres (dos de Amnistía Internacional) sobre la huelga de hambre y la tortura a presos en Túnez.

De este modo, los mismos medios de comunicación que criminalizan constantemente a los gobiernos progresistas de América Latina pagan con su silencio los servicios prestados por los títeres del imperialismo. Todo ello bajo atenta supervisión del gendarme yanqui [9], que vela celosamente por sus intereses en la región.

Es por esto que una película como Al Sur de La Frontera (con dirección de Oliver Stone y guión de Tariq Ali) no sólo es deseable sino absolutamente necesaria, ya que pese a sus múltiples carencias intenta contrarrestar en la medida de lo posible la visión creada por los mass media sobre los cambios que se están llevando a cabo en el continente latinoamericano.

[1] Vincenç Navarro, El dogma neoliberal y las pensiones.

[2] Louis Althusser, La filosfía como arma de la revolución, Siglo XXI, 2008.

[3] Informe anual de la CSI: 101 sindicalistas asesinados en 2009

[4] Público, Aparece en Colombia una fosa común con 2.000 cadáveres.

[5] Público, El asesinato de civiles era algo habitual en el ejército de Uribe.

[6] Pascual Serrano, Asesinato de bloguero.

[7] Pascual Serrano ¿Pero había una dictadura en Túnez?

[8] Santiago Alba Rico, Y de pronto, la revolución.

[9] Pascual Serrano, Wikileaks: La distancia entre los cables y la información difundida.

Safe Creative #1108059810263